Jardines colgantes de babilonia


Jardines colgantes de babilonia





Una de las siete maravillas del Mundo Antiguo que hoy día se da a conocer a nivel mundial son los jardines colgantes de Babilonia que datan desde el siglo VI antes de Cristo.  Estos jardines fueron elaborados en el reinado de Nabucodonosor II específicamente a orillas del río Éufrates junto al Palacio del Rey.  El acceso a estos espectaculares jardines estaba completamente prohibido sin embargo los viajeros los podían observar desde lejos.    Estos jardines se encontraban suspendidos por cuerdas y cables que daban la ilusión como si estuvieses colgando.

Jardines colgantes de babiloniaSegún fuentes fueron mandados a construir para complacer a la esposa del rey y así demostrarle todo su amor con el motivo de que ella recordara su tierra natal donde había grandes montañas y una hermosa vegetación.    Con el pasar de los años, específicamente en el tiempo en que Babilonia comenzó a decaer y llegó el fin del Imperio babilónico, estos jardines fueron  abandonados a tal grado que cuando Alejando Magno en el siglo IV antes de Cristo llegó a la ciudad estos estaban totalmente abandonos y parcialmente en ruinas, tomando la decisión de mandarlos a destruir en el año 125 antes de Cristo.

Los jardines fueron construidos en un área de 19,600 metros cuadrados, donde se podría visualizar un conjunto de terrazas de piedra desde donde salían arroyos de agua.   Estas terrazas estaban abovedadas y se sostenían por medio de pilares cúbicos donde se sembraban arboles bien grandes.  Para la construcción de los jardines se llevaron inmensas rocas, las cuales eran mucho más resistentes a la erosión y a la humedad que los ladrillos. Estas piedras fueron colocadas en forma de terrazas escalonadas, luego se colocó tierra y en ella se comenzó a sembrar arbustos, árboles y diversas plantas de flores.   Así mismo se diseñaron diversas maquinarias de riego y sobre todo una noria que funcionaba como transporte para llevar el agua desde las zonas de pozos hasta las de riego.