Como decorar una habitación matrimonial bien hermosa


Como decorar una habitación matrimonial bien hermosa





Al momento de decorar la vivienda nunca se debe descuidar el dormitorio, principalmente el dormitorio matrimonial, el cual es uno de los espacios de mayor importancia ya que  es el lugar donde mayor tiempo pasa la pareja y donde consiguen una mayor intimidad.  Decorar el dormitorio matrimonial no es complicado, ya que con solo colocar algunos muebles y accesorios que ofrezca mayor energía positiva y que amplíen e iluminen todo el espacio, se recreará una estancia muy elegante y funcional.  Cualquier modificación a dar en esta habitación debe ser aprobada tanto por el hombre como por la mujer, ya que ambos estarán compartiendo la habitación por años, y deberán sentirse a gusto en esta, por ello el estilo a utilizar debe ser estudiado por ambos siendo los estilos de mayor uso el moderno, el minimalista, el clásico y el contemporáneo.

Los colores más recomendados en este espacio son los neutros, los cuales deberán utilizarse en el techo, en las paredes y en los muebles.  Si se desea agregar algún toque de color se pueden utilizar algunos accesorios sea un alfombra, una lámpara u otro elemento decorativo con un tono que ofrezca energía sin llegar a inclinarse a ninguno de los dos sexos.  En cuanto al mobiliario, la cama es uno  de los muebles de mayor protagonismo, por ello la comodidad que debe ofrecer debe ser máxima.   Existe una gran variedad de modelos de cama, donde se debe de escoger el tipo que mejor se adecue al resto de la decoración y que a la vez posea una máxima calidad, durabilidad y resistencia total.

Como decorar una habitación matrimonial

Cada miembro de la pareja deberá de tener un lugar independiente en donde poder almacenar sus ropas y objetos personales, donde al tener comodas se deberá de dividir el número de las gavetas o se debe de dividir el armario para que haya un mayor orden en todo el lugar.   La decoración del dormitorio matrimonial no solo engloba el tipo de mueble a colocar, sino también la ropa de cama, las cortinas, la alfombra y el resto de los elementos decorativos, los cuales deben tener diseños, colores y acabados con colores neutros y apuntando a un mismo estilo decorativo.