Como decorar una recamara juvenil


Como decorar una recamara juvenil





Decorar un dormitorio infantil no es complicado como parece, ya que con solo alcanzar una buena distribución, con hacer una buena elección de muebles y accesorios, y al utilizar un color y estilo en específico se puede crear un espacio muy elegante, funcional y atractivo en todo este lugar.   La personalidad del joven se debe de reflejar por medio de la decoración a dar, por ello siempre se debe integrar al joven para así optar por el estilo que más le simpatice al adolescente.  Al decorar las paredes se puede elegir un color de pintura que le agrade al adolescente, o simplemente se puede hacer uso de vinilos decorativos, los cuales vienen en variadas formas, estilos y colores que permite a los padres poder optar por el que más se adecue a la personalidad de su hijo.Como decorar una recamara juvenilSegún la personalidad que posea el joven es que se determinará el color más apropiado para su dormitorio, por ejemplo, si el joven es muy tranquilo los tonos brillantes son los más aconsejables, pero si posee una personalidad mucho más extrovertida e inquieta se debe optar por los tonos pasteles.  Todo accesorio a colocar debe guardar cierta armonía con el resto de la decoración, por ello los colores de las alfombras debe de armonizar con  los accesorios y con la tonalidad que posea la pared.  Los accesorios más utilizados en estos dormitorios son los posters de los artistas y personajes que más llame la atención en el joven, las fotografías, y los cuadros juveniles.

Es fundamental distinguir un área para el estudio donde conviene ubicar un pequeño escritorio y una mesa, ya que el joven tradicional pasa la mayor parte de su tiempo en su dormitorio, por ello se debe incentivar al estudio por medio de este.  Si la habitación es muy pequeña como para dejar un espacio libre dedicado al estudio, lo ideal es optar por una litera que tenga la cama en la parte superior y deja la inferior completamente libre, en esta podrá crear un espacio de estudio con una buena iluminación sin llegar a restar espacio en el resto de la habitación.